asociados-para-derrotar-a-covid-19-en-el-salvador

La pandemia de COVID-19 solo ha exacerbado los desafíos existentes en América Central, una región que también padece por la sequía y las tormentas tropicales.

En El Salvador, unas 500.000 personas están experimentando inseguridad alimentaria aguda. El PIB del país disminuyó un 8 % en 2020 y la pobreza aumentó 4,6 puntos porcentuales entre 2019 y 2020.

Desde 2020, la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) ha proporcionado más de 28 millones de dólares en apoyo directo para hacer frente a COVID-19 en El Salvador y ha tomado muchas otras medidas para ayudar a ese país a recuperarse.

He aquí cinco maneras con que USAID aporta soluciones para ayudar a El Salvador a superar la pandemia de COVID-19 y mejorar la vida de las personas.

1. Suministro de vacunas contra COVID-19 y equipos que salvan vidas: El Gobierno de Estados Unidos ha donado 3,2 millones de vacunas contra COVID-19 a El Salvador, como parte de los más de 550 millones de dosis (en inglés) que Estados Unidos ha donado a más de 115 países. Trabajando con socios internacionales, Estados Unidos también ha proporcionado dosis de vacunas a otros países de América Central, incluyendo más de 4,2 millones de dosis a Honduras y más de 8,5 millones de dosis a Guatemala.

La asistencia de Estados Unidos a El Salvador, por medio de USAID, también ha apoyado la compra de equipos de laboratorio y hospitalarios así como la capacitación para trabajadores de la salud que brindan cuidados críticos y administran vacunas. Hasta marzo, alrededor del 66 % de la población de El Salvador ha sido vacunada por completo.

Mano sujetando una ampolla de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra COVID-19 (Embajada de EE. UU. en El Salvador/Juan Carlos Quintero)
El Gobierno de los Estados Unidos ha entregado más de 3,2 millones de vacunas contra COVID-19 para ayudar a salvar vidas en El Salvador. (Embajada de EE. UU. en El Salvador/Juan Carlos Quintero)

2. Seguimiento de enfermedades infecciosas: En 2021 USAID ayudó al Gobierno de El Salvador a establecer un Centro Nacional de Operaciones de Emergencia. El Gobierno de El Salvador ahora está ampliando el centro utilizando un sistema de monitorización apoyado por USAID para rastrear otras enfermedades contagiosas, incluyendo casos e inmunizaciones para estar mejor preparados y responder a la amenaza de enfermedades y evitar futuras pandemias.

3. Prevención del desperdicio de vacunas contra COVID-19: USAID ayudó al Gobierno de El Salvador a utilizar una tecnología de detección remota de temperatura en el sistema nacional de cadena de frío de inmunizaciones para asegurar que las vacunas contra COVID-19 permanezcan frías hasta ser administradas. Esta tecnología inteligente puede informar al Ministerio de Salud sobre las fluctuaciones de temperatura a medida que las vacunas se transportan. Ahora se está implementando en cinco depósitos regionales de vacunas antes de expandirse a 162 centros de vacunación en todo el país.

4. Compartir lecciones aprendidas: USAID congrega a equipos a lo largo del norte de América Central y otros lugares para compartir las lecciones aprendidas sobre las intervenciones contra COVID-19. Los intercambios técnicos se llevarán a cabo en El Salvador a finales de julio, y seguirán en Guatemala y Honduras.

Hombre con un micrófono en la mano habla con un grupo de personas ante una mujer que se halla en cama (USAID/Enrique Alarcon)
USAID brinda capacitación en cuidados críticos y prevención de COVID-19 al personal de salud. (USAID/Enrique Alarcon)

5. Capacitar equipos de vacunación: USAID apoyó la capacitación clínica de telemedicina remota para 6,000 equipos de vacunación contra COVID-19 de todo el país. El Centro de Telemedicina del Hospital El Salvador está recibiendo asistencia técnica de USAID para replicar esta capacitación a nivel regional a través de convenios con establecimientos médicos. Los socios de USAID han apoyado la capacitación del personal central del Ministerio de Educación a medida que implementa su estrategia nacional de regreso a las aulas.

A su vez, el Proyecto de USAID para la Competitividad Económica (en inglés) ayuda a las micro, pequeñas y medianas empresas a crear empleos y aumentar las oportunidades económicas. La asistencia de USAID para estos negocios generó 137 millones de dólares en nuevas ventas y exportaciones en 2020 y 2021. Según el Banco Mundial, el PIB de El Salvador se recuperó en 2021 y se espera que crezca un 2.9 % este año.

Una versión de esta crónica está publicada en “Medium”.

Deja Tu Comentario